Revista Electrónica Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación. Vol 1, núm. 2. 2003

Fullan, M. (2002). Los nuevos significados del cambio en la educación. Barcelona: Octaedro. 301 págs.


Mª Lourdes Hernández Rincón
Universidad Complutense de Madrid

"¿Por qué se ha de temer a los cambios?
Toda la vida es un cambio. ¿Por qué hemos de temerle?".
H.G. Wells

La mejora de la escuela y el cambio educativo están recibiendo, en los últimos tiempos, la atención de distintos colectivos relacionados con la educación e interesados en lograr una mayor calidad para los centros y los alumnos. En esta línea, la editorial Octaedro nos ofrece un volumen clave en este tema y que fue publicado originalmente en inglés hace ya más de diez años. Si tenemos en cuenta que su primera edición apareció allá por el año 1981 y que es el segundo volumen de una trilogía, sería lógico preguntarse el por qué de semejante retraso. ¿Es que, en nuestro contexto, no nos interesan los cambios educativos como campo de estudio? ¿O podría ser, quizá, que la literatura especializada sobre cambio y mejora no fuera rentable editorialmente? En cualquier caso, congratulémonos de contar con este trabajo ya que, como suele decirse, nunca es tarde...

El autor de este libro, Michael Fullan, es Decano del Instituto Ontario de Estudios Educativos, en la Universidad de Toronto (Canadá). Pero, sobre todo, es conocido internacionalmente como una autoridad en el campo del cambio educativo, hecho que se constata al comprobar que muchas de sus obras han sido traducidas a numerosos idiomas y son constantemente reeditadas. En la actualidad forma parte, además, del Centro Internacional para el Cambio Educativo, institución de la citada Universidad canadiense dedicada a iniciar e investigar procesos de cambio educativo y reformas (ya sean locales, nacionales o internacionales), así como a dar apoyo a todos los agentes implicados en ellos.

Resulta evidente, pues, que Michael Fullan y sus ideas traspasan fronteras y tienen repercusión en diferentes contextos. En este caso, gracias a la colección Repensar la Educación, de la Editorial Octaedro, llega hasta los lectores hispanoparlantes una nueva obra suya en la que nos ofrece reflexiones y prácticas para el debate sobre el cambio en la educación, todos ellos esenciales y, en algunos casos, aplicables de forma universal. Así, a pesar de ser fruto de experiencias relacionadas principalmente con el mundo anglosajón, conforme se avanza en su lectura resulta evidente la posibilidad de extraer enseñanzas aplicables en diferentes contextos. Pero acerquémonos a la obra y centrémonos en aspectos concretos de la misma.

Los nuevos significados del cambio en la educación se divide en 16 capítulos, organizados en tres bloques temáticos bien diferenciados: desde la contextualización del concepto de cambio a su situación en los niveles local, regional y nacional.

En primer lugar, el autor nos propone entender el cambio, esto es, conocer sus orígenes, sus fuentes, sus propósitos, los criterios que le sirven de base, las fases por las que atraviesa. Pero, ante todo, plantea la necesidad de enfrentarse a los procesos de cambio (ya sean de reforma, innovación o mejora) tomando decisiones objetivas y conscientes, asumiendo el riesgo de iniciar algo nuevo. Y esta fase resulta crucial, ya que la forma en que se tomen estas decisiones va a ser determinante para lo que ocurra en las etapas posteriores de implementación o consolidación de las modificaciones planteadas. A partir de ahí es importante diferenciar el qué y el cómo del cambio, esto es, saber distinguir entre lo que causa el cambio y la forma de actuar sobre esas causas. Y en este punto se centra el capítulo 6, ofreciendo ejemplos exitosos y fallidos de distintos procesos de cambio, brindando al lector pautas que, aunque obviamente no van a funcionar como "recetas", le sirven de ayuda para iniciar el trayecto.

Tras esta reflexión global el autor se adentra en algo más concreto: el cambio en la educación en el nivel local. Como no podía ser de otra forma, este bloque se inicia analizando el papel del profesorado, colectivo que enfrenta en nuestro país problemas similares a los que evidencia en los contextos anglosajones en los que se inspira el libro. Así, nos encontramos con escasa valoración profesional, estrés, aulas con una inmensa diversidad étnica y lingüística, alumnos procedentes de familias desestructuradas y con importantes conflictos... Ya sea en Norteamérica, en Reino Unido o en España, lo cierto es que esta situación social y laboral condiciona enormemente la tarea docente, exige responsabilidad y trabajo, resta tiempo y dedicación y, por lo tanto, dificulta la planificación, la discusión y la reflexión. Sin embargo, y a pesar de todo, el cambio es necesario, máxime si partimos de la convicción de que el profesorado es una de las piedras angulares de cualquier sistema educativo: en palabras de Fullan, hablamos de "reculturizar la profesión docente" (p. 160).

Pero, si los docentes son figuras clave en los procesos de cambio, no puede decirse menos de los directivos (como disuasores o facilitadores), los alumnos (como verdaderos protagonistas), los administradores (como promotores en muchos casos de los nuevos procesos), los asesores externos (en nuestro caso los inspectores o los centros de formación del profesorado), las familias o la comunidad educativa en su conjunto (afectados directamente por los cambios educativos por su repercusión social). Cada una de estas instancias condiciona y determina los procesos de cambio, ocupa un lugar en lo que ocurre a su alrededor y se ve afectada por ellos de una u otra forma. En cualquier caso, resulta obvio que un proceso de innovación, de cambio o de reforma trasciende el propio espacio de la escuela y resulta, a su vez, influido por el entorno en el que se desarrolla.

Y si el cambio en el nivel local es importante, también lo es en sus dos niveles superiores: el nivel regional y el nivel nacional. Resulta evidente que si es necesario un cambio en la profesión docente ha de venir favorecido desde la Administración Educativa, que si los centros necesitan mayor autonomía organizativa ha de ser legislado por los responsables educativos, que para que un director pueda tirar del carro es crucial que tenga libertad de acción pero, sobre todo, que haya sido elegido democráticamente y que sus compañeros lo vean como un líder. Todo esto significa que la Administración favorece o perjudica los procesos de cambio; o, lo que es lo mismo, que para bien o para mal, su influencia es determinante. Así, es en instancias administrativas donde se gestan las reformas, la formación y selección del profesorado, las estrategias generales de actuación... Y es aquí, por lo tanto, donde también debe calar hondo la necesidad de iniciar nuevos procesos de cambio dirigidos a la mejora real de la educación.

Dicho lo cual, Fullan recapitula y concluye el trabajo con un apartado de título sugerente: El futuro del cambio educativo. O, formulado como interrogantes, ¿qué nos espera?, ¿hacia dónde vamos? En él habla de reformas basadas en estándares (término recurrente en la reforma que hace no mucho se ha iniciado en España), pero también de comunidades de aprendizaje y responsabilidades compartidas. Y en esta línea encontramos un párrafo que es, cuando menos, ilustrativo de todo lo dicho hasta el momento:

"En muchos sentidos, ahora sabemos qué funciona. Desafortunadamente, este mismo planteamiento es, en parte, una teoría de cambio más que una teoría para el cambio; saber qué es lo que funciona en determinadas situaciones no significa que podamos hacer que funcione en otras. Pese a todo, los motivos para la esperanza se hallan en algún punto entre la ingenuidad de los años sesenta, el cinismo de los setenta, los éxitos parciales de los ochenta y, las reformas a gran escala y mejor fundamentadas de los noventa." (p. 49)

En definitiva: que hemos de enfrentar los procesos de cambio sin miedos, con ilusión y pensando que toda la vida es un cambio dirigido hacia el crecimiento y la mejora. Y, visto desde esta perspectiva, ¿por qué no embarcarse en nuevos proyectos?

|Revista Electrónica Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación - REICE|
|Presentación| . |Consejo Editorial| . |Enviar una aportación|
|Volumen 1, número 2. 2003|
|Red Iberoamericana de Investigación sobre Cambio y Eficacia Escolar - RINACE|

© RINACE (2003)    e-mail: RINACE@uam.es