Revista Electrónica Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación. Vol 1, núm. 1. 2003

Murillo, F.J. y Muñoz-Repiso, M. (Coords.) (2002). La mejora de la escuela. Un cambio de mirada. Barcelona: MECD/Octaedro. 316 págs.


Mª Lourdes Hernández Rincón 

La editorial Octaedro, en coedición con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, nos ofrece un interesante volumen sobre Mejora de la Escuela; o, como se conoce en América Latina, Desarrollo Institucional.

Los estudiosos del movimiento de Mejora se han preocupado, desde hace 30 años, por los procesos de cambio que se llevan a cabo en los centros educativos; y más por la práctica que por la investigación sobre el tema, más por la acción que por la reflexión. Sin embargo, no ha sido hasta tiempos recientes cuando los centros docentes españoles se han preocupado por este tema: tradicionalmente han estado situados al margen de este movimiento, probablemente debido a la escasa autonomía de la que han dispuesto para la toma de decisiones, la ausencia de políticas de apoyo al cambio en la escuela, la falta de compromiso interno para el cambio en los centros y la limitada bibliografía disponible.

Lo que este trabajo recoge es, precisamente, la trayectoria española en este campo, tanto desde una vertiente teórica como desde otra más práctica. Así, pueden distinguirse en él dos bloques bien diferenciados: el primero, centrado en teorías y reflexiones sobre Mejora de la Escuela; el segundo, dedicado a interesantes experiencias sobre el tema desarrolladas en centros educativos de nuestro país. Pero vayamos por partes.

Tras una breve presentación inicial, expertos en el tema abordan en cinco capítulos aspectos variados del movimiento de Mejora y su desarrollo: se define el concepto, se presentan distintas estrategias de mejora, se analizan los factores que promueven la mejora de los centros escolares, se describe la planificación de estos procesos de cambio y se lanza una mirada al futuro, prestando atención a la globalidad para descubrir lo que nos espera. El último capítulo de esta primera parte sirve de enlace con la segunda, ya que en él se extraen algunas "lecciones aprendidas" a partir de las experiencias que se nos presentan a continuación y se hacen sugerencias para continuar avanzando en la comprensión de este movimiento.

Sin embargo, y sin que pretendamos "hacer de menos" a estos eruditos (todos ellos profesores universitarios o investigadores sobre el tema desde hace años), es en el segundo bloque donde se encuentra el arca del tesoro: ocho experiencias de mejora de la escuela llevadas a cabo en centros educativos españoles y descritas por personas cercanas a ellas, en muchos casos sus propios protagonistas. Estas iniciativas se desarrollaron en centros de Primaria y Secundaria, públicos y concertados, en entornos rurales y urbanos, con adolescentes y con minorías étnicas... O, lo que es lo mismo, son acciones que demuestran que el cambio en la escuela es posible, que sólo es necesario que el centro tenga iniciativa propia, que aprenda de sus experiencias pasadas y utilice ese conocimiento en procesos futuros, que el profesorado esté cohesionado y haya un buen clima de trabajo, que existan estrategias de desarrollo y formación de los docentes, que el cambio esté planificado y se institucionalice, que se modifique la organización del centro, que el equipo directivo ejerza su labor de liderazgo, que se implique a las familias y los alumnos... Y que todo ello se oriente hacia el desarrollo y crecimiento de la propia escuela.

Éstas son ideas, en definitiva, obtenidas de la práctica y que pueden ser útiles a otros centros. Porque, como dicen los coordinadores de este libro en su presentación, éste es "un libro de buenas noticias. Muestra que hay en España muchos profesores entusiastas, que consiguen hacer de sus centros lugares humanizadores, donde ellos y sus alumnos trabajan duro pero a gusto y donde unos y otros crecen como personas. No tienen fórmulas mágicas, sus contextos son tan difíciles como el que más y están sujetos a las mismas limitaciones que cualquiera, pero son buenas ideas y esfuerzo consiguen que sus escuelas mejoren." (pág. 9). Es, por lo tanto, un libro creado por y para la práctica, desde el trabajo diario, con respuestas concretas a situaciones reales, del día a día. Y es a partir de esta premisa que pueden obtenerse no recetas para solucionar problemas en otros centros, pero sí ideas que nos sean útiles para comenzar a andar.

Nos encontramos, por lo tanto, con un trabajo interesante y para distintos tipos de público: sugerente para el investigador educativo, pero también para el estudiante de carreras de educación, el directivo y el maestro en activo. Porque, además, al final del volumen se recogen las referencias bibliográficas que han ido apareciendo en los distintos capítulos. Y es una amplia bibliografía sobre mejora de la escuela, aunque es quizá aquí donde podemos poner una pequeña pega: la gran mayoría de las referencias están en inglés. Eso sí, visto que no es mucho lo publicado en castellano sobre el tema, está justificado.

En definitiva, La mejora de la escuela, un cambio de mirada constituye un libro útil para ayudar a poner en marcha procesos de cambio. Un volumen sencillo en su lenguaje, pero también riguroso y, sobre todo, un trabajo con muchas ideas.

 

|Revista Electrónica Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación - REICE|
|Presentación| . |Consejo Editorial| . |Enviar una aportación|
|Volumen 1, número 1. 2003|
|Red Iberoamericana de Investigación sobre Cambio y Eficacia Escolar - RINACE|

© RINACE (2003)    e-mail: RINACE@uam.es